NUEVOS Y VIEJOS TIEMPOS Y ESCENARIOS PARA EDUCAR: Aportaciones desde el Foro Mundial de Educación

NUEVOS Y VIEJOS TIEMPOS Y ESCENARIOS PARA EDUCAR: Aportaciones desde el Foro Mundial de Educación

Albert Sansano Estradera (1)

Original en catalán en Allioli núm. 264 pág 6

Cuando al Estado español  abordábamos el debate sobre las competencias básicas, subrayábamos que las propuestas presentadas respondían a los intereses de entidades, como el European Round Table of Industrialists (ERT), un grupo de presión que agrupa 40 de las empresas más fuertes del continente y que trata de influir en las políticas de la Unión Europea de su interés. Este y otros lobbies empresariales trabajan desde hace tiempo para adaptar la educación a la ocupación y los sistemas productivos.       

La Unión Europea continúa desarrollando el concepto de capital humano, una premisa que lleva a la institución europea a considerar la educación como una inversión rentable: los individuos formados bajo sus dictados se incorporan al mercado de trabajo, incrementan la productividad y los beneficios y generan riqueza “para el conjunto de la sociedad”. Desde estas instancias se insiste en afirmar que los ritmos de la transformación económica y de la enseñanza están descompasados y que, consiguientemente, con la rápida evolución de un mundo globalizado, la educación debe reducir la distancia entre ambas esferas y adaptarse a las necesidades del mercado.

Esta ideología dominante, convertida en dogma por la Organización Mundial de Comercio (OMC) y el Acuerdo General sobre el Comercio de los Servicios (GATS), pretende convencernos, con el bombardeo reiterado de mensajes que llevan a cabo los grandes monopolios de comunicación, que los servicios públicos funcionan mejor si se confían al sector privado. Para conseguirlo, los medios dominantes cuestionan los avances sociales alcanzados en el ejercicio de los derechos fundamentales conquistados con siglos de lucha. Las mega corporaciones insisten en intervenir –desde hace tiempo hemos visto distintos países de América convertidos en escenario de estas prácticas– con todo tipo de políticas desestabilizadoras.

Aunque estas políticas  se han desarrollado con diferentes variables y ritmos, continúa en curso la transformación del sistema educativo para convertirlo en un mercado que sea al mismo tiempo altamente rentable y decisivo para el control de los procesos ideológicos.

Con pequeñas diferencias entre los llamados países del Primer Mundo y los países en vía de desarrollo, esta ideología descansa sobre tres pilares. Primero, la capacidad del cliente para elegir el centro educativo: si le obligamos a consumir solo en un centro y en este solo hay sus productos, no existe mercado. Segundo, la diversidad de la oferta de productos: los centros educativos deben tener la autonomía necesaria para ofrecer “mercancías” de diferente precio o calidad, al alcance de todos los públicos. Y tercero, la función controladora del Estado: hay que garantizar que el sistema funcione como un mercado o, lo que es el mismo, que proporcione los recursos financieros necesarios para que los servicios funcionen con contratos de servicios, ayudas a los estudiantes o incentivos a los centros educativos para que busquen ingresos a través de acuerdos o servicios con el sector privado.

Pero hoy el debate no puede centrarse exclusivamente en la manera como se está privatizando la escuela, con tercerización de los servicios, materiales educativos, etc., sino en la dinámica que los gobiernos conservadores imprimen a este proceso.

La privatización de la educación pública forma parte de un proceso más amplio de reestructuración de la vida política, económica, jurídica y cultural propio del desarrollo capitalista. En educación, las dinámicas en juego actúan en distintos escenarios: los contenidos, el discurso sobre la democracia y la autonomía escolar, y la evaluación y la rendición de cuentas del profesorado. Los agentes privatizadores también se encargan de atacar las organizaciones sindicales representativas de los trabajadores y trabajadoras del enseñanza.

Privatizar con los medios de comunicación

Los que vimos como los medios de comunicación representaban un papel decisivo en la desestabilización de diferentes países latinoamericanos –Venezuela, Argentina o Brasil, con el último golpe de estado encubierto – sabemos que en educación, estos medios también manipulan la opinión pública en favor de los procesos de privatización. En algunos momentos lo hacen por atacar las reformas sociales o los procesos de democratización; en otros, por promover directamente los postulados privatizadores.

Los medios de comunicación construyen la opinión pública y el discurso social, y establecen los temas de discusión en cada momento. Por lo que respecta a los procesos privatizadores de la educación, los medios también definen cuáles son las ideas dominantes que hay que difundir. De esta manera, nos presentan la educación pública como caótica mientras que califican la privada de excelente. A veces lo hacen de manera sutil: la escuela pública es noticia por casos de violencia o por señalar las infraestructuras deficientes. En otros casos, hacen una apología de la escuela desideologizada o subrayan los buenos resultados que obtiene la enseñanza privada en las evaluaciones internacionales.

Todos los medios de orientación neoliberal tienden a enfatizar de varias maneras que la educación privada es más eficiente que la pública. Señalan la ineficiencia de las políticas y las escuelas públicas, las decisiones del Estado y su funcionariado. Se evita presentar la educación pública como un asunto colectivo o social, comunitario, un derecho humano. La educación nada más aparece como un derecho cuando los trabajadores y las trabajadoras hacen huelga, pero esta cobertura mediática sobre un tema laboral lo que hace es desviar la atención del conflicto y poner el acento en la violación de los derechos individuales de los o las estudiantes, las familias y el profesorado no huelguista: la calidad educativa va siempre asociada con el esfuerzo individual, las normas internacionales o las contribuciones del sector privado.

Agresiones y resistencias

Es imposible transformar el mundo educativo sin debilitar las formas de organización de las personas con capacidad de resistir el avance de las políticas neoliberales: el movimiento estudiantil y los sindicatos de la enseñanza.

Las fuerzas conservadoras caracterizan los sindicatos como los únicos y principales enemigos de la escuela y de la crisis del sistema educativo –se oponen a las evaluaciones y privan a los estudiantes de las horas de clase que necesitan, dicen– y actúan de manera represiva, instrumentalizando la violencia policial contra las manifestaciones y ocupaciones de escuelas, encarcelando líderes, prohibiendo sindicatos, etc. Lo hacen también con otra represión más sutil, restringiendo las libertades de las escuelas o provocando el miedo y el individualismo.

Con eso, sin embargo, tampoco tienen suficiente. Con la cooperación interesada de los medios, acusan el profesorado de tener intereses ocultos y de hacer política en la escuela. La derecha brasileña más conservadora ha llegado a impulsar campañas contra la educación crítica y emancipadora. En las manifestaciones golpistas, con pancartas donde se podía leer “Paulo Freire vete a Cuba”, el neoliberalismo ha visto el campo abierto para cambiar el plan de estudios. Bajo el lema “Escuela sin partido”, la nueva legislación brasileña, además de recortar las enseñanzas humanísticas, pretende conseguir el control de los centros, con limitaciones a su autonomía y gestión democrática y al ejercicio de las libertades.

Ahora bien, la resistencia ha aprendido de las luchas pasadas y después de las protestas del movimiento estudiantil en Chile, las plataformas y las mareas en el estado español, las acciones unitarias de familias y maestros de Chicago, las ocupaciones escolares de todo el Brasil son ya un movimiento imparable. São Paulo, Goiás, Rio Grande do Sul o Paraná son en estos momentos una auténtica caja de resonancia contra las políticas educativas conservadoras. Los sindicatos de enseñantes han aprendido de estas luchas que no deben quemar fuerzas en las movilizaciones de manera apresurada. Las trabajadoras y los trabajadores de la educación están volcados ahora a ampliar las alianzas, sobre todo con las familias y los estudiantes, pero también con todo el personal afectado por la privatización de los servicios públicos.

Otra educación es posible

Entre los sectores que han resistido a la ofensiva neoliberal en las últimas décadas, la defensa de la escuela pública ha conseguido aglutinar la convergencia de movimientos sociales, sindicatos, estudiantes y movimientos de renovación pedagógica. Desde 2001, el Foro Mundial de la Educación (FME), conjuntamente con el Foro Social Mundial (FSM), ha sido un marco catalizador de este proceso.

Este año, coincidiendo con las dos ediciones del FSM en Porto Alegre y Montreal, el FME impulsó el seminario “Los desafíos de la educación popular ante la ofensiva neoliberal”, un debate que contó con una representación de la Confederación STES y STEPV. Entre las principales conclusiones a que llegaron, está la urgencia de enfrentar los ataques del neoliberalismo a la educación pública con pedagogías como la educación popular. El seminario confirmó la necesidad de apostar por una educación que promueva el aprendizaje mutuo y sea capaz de construir colectivamente el conocimiento y el coraje para asumir una posición crítica ante la realidad. Una educación crítica, popular y emancipadora, desarrollada con las personas y los pueblos, y no solo para estos.

En el FSM de Montreal, la Asamblea de Convergencia de Educación, con representantes de todos los continentes, elaboró un documento que presenta los factores que impiden el derecho a la educación, como las políticas de austeridad –la excusa para recortar los servicios públicos–, las propuestas curriculares basadas en las competencias básicas, los procesos de evaluación internacional estandarizados o la persistencia de los estereotipos y la discriminación de género.

Para hacerlas frente, se planteó un conjunto de acciones, como, por ejemplo, la extensión de las alianzas para impulsar una gran movilización social internacional alrededor de la educación. También se convocó a la Jornada Mundial de Lucha contra la Precarización del Trabajo Científico, el 15 de diciembre, a participar en las luchas globales contra los tratados y acuerdos de libre comercio y a boicotear las evaluaciones neoliberales internacionales. Por otro lado, por lo que respecta a los ataques del gobierno de Turquía contra las trabajadoras y trabajadores del sector público, el Foro ha denunciado la represión ejercida contra el colectivo y la organización principal de la educación, el sindicato Eğitim Sen.

(1) Albert Sansano Estradera es miembro de STEPV y de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Internacional del Foro Mundial de la Educación

albert.sansano@gmail.com

Para saber más

  • CAMPOS-MARTÍNEZ, J,  FERNÁNDEZ, M. B. (2014). Experiencias de organización docente contra las pruebas estandarizadas. En Docencia núm. 52. [http://www.revistadocencia.cl/new/wp-content/pdf/20140522150926.pdf]
  • Seminario Privatización de la educación en América latina y Caribe (2012). [http://www.campaignforeducation.org/docs/privatisation/CLADE_Privatizacao_espanhol.pdf]
  • Foro Social Mundial (2016). Synthese Assemblee Convergence Droit Education. [http://download.ei-ie.org/Docs/WebDepot/Synthese_AssembleeConvergence_DroitEducation.pdf]
  • GADOTTI, M. (2016). Escuela Sem Partido, uma escuela a favor da cultura da indiferença, São Paulo, Carta Educaçao. [http://www.cartaeducacao.com.br/artigo/escola-sem-partido-uma-escola-a-favor-da-cultura-da-indiferenca/]
  • GADOTTI, M. (2009) Fórum Mundial de Educaçao. Proposições para um outro mundo possíve. São Paulo, EdL. [http://almanaquefme.org/docs/FME_Moacir_Gadotti2.pdf]·        
  • SANSANO, A. (2015) Sobre a greve da escuela pública do Rio Grande do Sul. Oporto Alegre. CPERS. [http://cpers.com.br/sobre/]

 

 

 

Aquesta entrada ha esta publicada en ARTICLES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s