Viaje al Fín del Mundo: E. Río Gallegos – Ushuaia (30, 31 de enero, 1, 2 y 3 de febrero)


Para llegar a Rio Gallegos volvimos a atravesar el desierto patagónico de lado a lado. Dejamos los Andes y caminamos hacia el Atlántico con la única compañía de los guanacos. La visita a Rio Gallegos, ciudad que vive de la producción petrolífera y del transporte de carbón se redujo a un breve paseo por el muelle ya que el Museo de los Pioneros lo acababan de cerrar poco antes de nuestra llegada y no hubo forma de que nos dejaran entrar, aunque fueran cinco minutos para ver su sede: una casa prefabricada de metal traída de Inglaterra en 1890. La solución final: ir al cine a ver Nieve Negra, la última película de Ricardo Darín.

Al día siguiente comenzamos el juego de las aduanas: Pasamos a Chile (aduana de Argentina y luego aduana de Chile) para tras atravesar en ferry el Estrecho de Magallanes y recorrer unos kilómetros por ripio chileno, salir de Chile (aduana) y volver a entrar en Argentina (aduana). Dos anécdotas a destacar en este espacio: uno, el increíble número de motoristas y cicloturistas que son capaces de llegar a estas tierras; otro, el fuerte viento del lugar que arrancó del eje las puertas delanteras del coche e impidieron poder entrar por ellas. Hasta que nos las repararon en Ushuaia, quienes iban delante, tenían que entrar/salir por detrás y saltar a los asientos delanteros. Un numerito.

De nuevo guanacos y la compañía de un extrañó paisaje hasta divisar el Paso Garibaldi y el Cerro Pastor que anunciaban Ushuaia. Tras dejar las maletas salimos a cenar en Maria Lola, un lugar con vistas maravillosas y una cocina espectacular (¡recomendado!).

La mañana del miércoles 1 la dedicamos a conocer las calles de Usuahaia  y visitar el Museo del Fin del Mundo y la antigua residencia del Gobernador y Casa de Gobierno. Tras la comida (¡ojo con los precios de Ushuaia!) iniciamos el paseo en catamarán por el Canal de Beagle, en busca de los pingüinos.
Para comenzar, cormoranes, cormoranes y más cormoranes. Luego los dormilones elefantes marinos y finalmente, pasado el Faro Les Eclaireurs, en la Isla Martillo, los divertidos pingüinos Magallanes acompañados de sus crías, ya acostumbrados a las visitas turísticas y con la estelar presencia de una pareja de pingüinos emperador. El regreso hasta el puerto de Ushuaia fue un lindo atardecer con el sol poniéndose por la parte oriental del Canal.
En la mañana del jueves, nuestro objetivo fue el entrar al Parque Nacional de Tierra de Fuego en busca de la Bahia Lapataia y con ello, el final de la Ruta núm. 3, o lo que es lo mismo, el punto más austral del mundo al que se puede llegar de coche.

De vuelta al parque, pudimos ver lo que una especie simpática, pero llevada fuera de su hábitat, puede hacer. Los castores, con sus embalses, están asfixiando las plantas y los árboles nativos.

Por último y tras visitar diferentes lagos, acompañados de una fría lluvia, nos dirigimos a la pintoresca Estación Postal del Fin del Mundo, donde como es habitual sellamos nuestros pasaportes.

Por la tarde, intentamos acercarnos al glaciar Martial, pero la lluvia nos aconsejó parar allí donde podías llegar de coche. En ese lugar hay una cafetería con vistas geniales y no menos geniales los dulces. ¡Fue una buena opción!
A la mañana siguiente la sorpresa fue ver que por la noche había nevado y que, en nuestra ruta, íbamos a tener la compañía de montañas nevadas. No daba para intentar volver al glaciar Martial, así que optamos por acercarnos a Puerto Almanza, un lugar que nos recomendaron por las vistas al canal de Beagle y que por tratarse de un pueblecito de pescadores, iba a ser un lugar donde comer marisco fresco y a buen precio. Los 75 km (los últimos 30 por rípio) valieron la pena. Centolla y centollon, un típico majar fueguino, nos acompañaron en la mesa.

Junto al pueblo, un cuartel y unas piezas de artillería nos recordaban que en 1978, la dictadura militar chilena, tuvo un serio conflicto con la dictadura militar argentina, sobre la soberanía del canal de Beagle. Ver el Conflicto del Beagle
Con la vista al fondo de la chilena Puerto Willians y el Cabo de Hornos, los centollones y las centollas de “El Rincon del Viejo” fueron una delicia. Luego, de regreso, nos desviamos un par de kilómetros hacia la Estancia Harbenton para ver los llamados “arboles bandera”, árboles doblados por el viento.

Músicas: Fito Paez – Ushuaia; Ushuaia (Fernando E. Solanas) por Liliana Herrero – Claudio Bolzani .

Viaje al Fín del Mundo

a. Buenos Aires – Bahía Blanca – Neuquén – San Martín de los Andes (17,18,19 y20 de enero)
b. San Martin de los Andes – El Bolsón – Esquel – Rio Mayo (21,22 y 23 enero)
 C. Rio Mayo – Chile Chico – Cueva de las Manos – Gobernador Gregores  (24 y 25 de enero)
d. El Chalten – El Calafate (26, 27, 28 y 29 de Enero)
e. Río Gallegos – Ushuaia (30, 31 de enero, 1, 2 y 3 de febrero)
f. Ushuaia – Rio Gallegos- Caleta Olivia – Bosques Petrificados (4, 5 y 6 de febrero)
g. Trelew _ Bahia Blanca – La Plata (7, 8 y 9 de febrero)

 

Aquesta entrada ha esta publicada en MUSICA, video, Videos. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s